OCDE: los gobiernos deben impulsar el gasto para evitar «trampa de bajo crecimiento»

OCDE: los gobiernos deben impulsar el gasto para evitar «trampa de bajo crecimiento»

02/06/2016 fonte “América Economía”

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) afirma que la economía mundial está estancada en una «trampa de bajo crecimiento», y que crecerá en el 2016 a su ritmo más lento desde la crisis financiera, por segundo año consecutivo.

Con las empresas reticentes a la hora de invertir y los consumidores cautelosos sobre el gasto, la economía mundial crecerá sólo un 3% este año, estimó el organismo, instando a los gobiernos a impulsar el gasto. El dato no será mejor que el del año pasado – que fue el peor desde el 2009 – aunque el crecimiento repuntará modestamente al 3,3% el año que viene, según sus perspectivas económicas.

Dado que los países de la OCDE crecen en promedio a la mitad de su potencial estimado, haría falta 70 años para duplicar los estándares de vida, el doble que la tasa de hace dos décadas.

La economista jefe de la OCDE, Catherine Mann, advirtió que los países no pueden depender sólo de los bancos centrales para impulsar el regreso a unas tasas de crecimiento más altas, y dijo que el equilibrio entre los beneficios y los riesgos de las políticas monetarias excepcionalmente relajadas está inclinándose hacia los riesgos. Así, opina Mann, los gobiernos no deberían dudar a la hora de destinar dinero a iniciativas que impulsen el crecimiento como educación e infraestructuras, financiando un mayor gasto gracias a las bajas tasas de interés en muchos países.

«El entorno de bajas tasas de interés creado por los bancos centrales da un margen fiscal para los gobiernos y estamos diciendo que deberían usarlo», sostuvo Mann.

Refriéndose a casos concretos, aunque la OCDE no recortó sus previsiones de crecimiento mundial respecto a la última vez (actualizó sus estimaciones en febrero pasado), dijo que las perspectivas para Estados Unidos habían empeorado. El organismo recortó la perspectiva de expansión de Estados Unidos a un 1,8% desde la previsión anterior del 2%, puesto que afrontan una débil demanda exterior y una escasez de inversiones en el sector de petróleo y minería.

En relación a Reino Unido, la OCDE reiteró la advertencia de que el país sufriría una fuerte ralentización en su crecimiento si los votantes optan en el referendo por abandonar a la Unión Europea.