Fábrica portuguesa trabaja 100% con energía solar

Fábrica portuguesa trabaja 100% con energía solar

13/06/2016 fuente “DN”

La fábrica de mobiliario de oficina, geriátrico, hospitalario, escolar y de hostelería de Lordelo, Paredes (Portugal), es la primera del mundo en conseguir el hecho de depender solo de si propia para obtener recursos energéticos.

Exactamente 1485 paineles solares, capaces de producir, cada uno, 400 kilovatios por hora, hacen de Wood One una industria pionera a nivel mundial: es la primera fábrica auto-sostenible de energía solar. La empresa, que hace ocho años estuvo cerca de entrar en concurso de acreedores, se prepara ahora para crecer exponencialmente con las nuevas instalaciones y nuevos mercados.

La inversión de casi dos millones de Euros fue subvencionada por el Marco de Referencia Estratégico Nacional (QREN en las siglas en portugués) y permitió “aumentar la facturación 300%”, como recuerda Manuel Luís Martins, 52 años, CEO de Wood One, que comenzó por ser director comercial en otra empresa hasta que, hace ocho años, decidió trabajar por cuenta propia.

En cuanto abrieron las candidaturas de Portugal 2020 (el acuerdo de asociación adoptado entre Portugal y la Comisión Europea que reúne la actuación de los cinco Fondos Europeos Estructurales y de Inversión – FEDER, Fondo de Cohesión, FSE, FEADER y FEAMP – en el cual se definen los principios de programación que consagran la política de desarrollo económico, social y territorial a promocionar en Portugal entre 2014 e 2020, cuyos principios de programación están alineados con el Crecimiento Inteligente, Sostenible e Inclusivo, prosiguiendo la ESTRATÉGIA EUROPA 2020), Wood One ya tenía la candidatura preparada y fue de las primeras a ser aprobadas. De esta vez, 6,3 millones de Euros fueron invertidos en la construcción de las nuevas instalaciones de 11 mil metros cuadrados y en los paneles solares, en la compra de máquinas de última generación y en la contratación de más tres docenas de funcionarios. “Ya contamos con 53 puestos de trabajo y vamos a tener de contratar diez más en breve”, anuncia Manuel Luís Martins, un CEO que se congratula de “dar aumentos salariales antes de que sean pedidos” y “siempre que un trabajador domina máquinas nuevas o cumpla los objetivos”.

Tal y como la proximidad de la administración y de los trabajadores – el despacho del CEO abre directamente para el área de producción – fue considerada “fundamental para mantener el equipo motivada y dedicado”, la auto-suficiencia energética de la fábrica era una necesidad evidente: “Selo en energía eléctrica, tenemos una cuenta mensual de siete mil Euros. El ahorro con energía solar es más que relevante”, refiere el CEO, explicando que también las aparas de madera recogidas de las máquinas de corte de madera son aprovechadas para calentar las estufas de pintura y la propia fábrica en invierno.

“La única cosa que me disgusta es que el contrato [Portugal 2020] no me permite donar la energía que sobra durante el fin de semana cuando no estamos trabajando. Me disgusta pensar en el desperdicio, por eso estoy pensando en crear puestos de carga de vehículos eléctricos dentro da empresa para que, durante el fin de semana, las flotas de las autarquías puedan aprovechar gratuitamente lo que producimos. Sino, tendremos que desligar los paneles para que no haya una sobrecarga”, confidencia el empresario.

Este año, Wood One deberá facturar cerca de seis millones de Euros solo en el mercado interno. E están en vista dos potenciales contratos en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) – uno de 8,5 millones de Euros para amueblar 325 apartamentos y otro de 25 millones de Euros para equipar un hotel de 40 pisos – que pueden hacer disparar los números, si no en este año, por lo menos en el próximo. “En 2015 exportamos solo el 20% de la producción, este ano subiremos a 35% y, si estas encomiendas se concretizan, entonces será un valor superior”, contabiliza el CEO, identificando los Emiratos Árabes Unidos, Europa (España, Francia y Reino Unido), África (Angola y Mozambique) como principales mercados de destino. Rusia y América Latina están identificadas como mercados emergentes para la empresa.

En lo que dice respecto a productos, el mobiliario de oficina y hospitalario sigue siendo el que más contribuye para la facturación de la empresa (que es una de las frecuentes proveedoras del Estado), aunque “la hostelería está creciendo a pasos largos para transformarse en el segmento número uno”.