El crecimiento de la economía mundial ha alcanzado su pico, según la OCDE

El crecimiento de la economía mundial ha alcanzado su pico, según la OCDE

Fuente: El Economista
21/11/2018

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advirtió hoy de que la economía mundial ha alcanzado su pico en 2018 y que el próximo año iniciará una desaceleración como consecuencia de las tensiones comerciales, condiciones financieras más estrictas y la subida de los precios del petróleo.

En su informe semestral, la OCDE sitúa en el 3,7 % el avance del Producto Interior Bruto (PIB) global en 2018 y lo baja dos décimas para 2019, hasta el 3,5 %, haciendo una previsión de la misma cifra para 2020.

Dicho informe revela también que aunque las condiciones del mercado laboral siguen mejorando – la tasa de desempleo de la OCDE está actualmente en su nivel más bajo desde 1980 -, el crecimiento de la inversión y del comercio ha sido más suave de lo esperado y la confianza en los mercados no termina de instalarse. La tensión comercial ha aumentado la incertidumbre a la hora de hacer negocios; las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China por un lado, y la incertidumbre política y geopolítica en Europa (causada por el «Brexit» en Gran-Bretaña), en Oriente Medio y en Venezuela por otro, son factores que generan dudas en los inversores.

Además, la crisis financiera global, contra la que llevamos luchando diez años, sigue provocando efectos adversos en las economías más débiles y menos desarrolladas, pese a las políticas aplicadas para mitigarla.

Entre sus recomendaciones generales, el informe manifiesta que es «vital» no repetir errores anteriores, como por ejemplo la introducción de medidas que contengan las importaciones y destaca que las políticas macroeconómicas deben minimizar la acumulación de vulnerabilidades financieras y garantizar margen de maniobra en caso de futuros reveses. Los gobiernos deberían potenciar tasas de interés bajas para coordinar un estímulo fiscal: en el caso de la UE también insta a completar con urgencia la unión bancaria y a lograr un acuerdo con el Reino Unido que mantenga la relación «más estrecha posible» entre las partes.