Bancos centrales expectantes por resultados del “Brexit” en Reino Unido

Bancos centrales expectantes por resultados del “Brexit” en Reino Unido

16/06/2016 fuente “Expansión”

Los bancos centrales del mundo se mantienen expectantes ante la proximidad de la fecha de la votación en Reino Unido para abandonar la Unión Europea – “Brexit, como es vulgarmente conocido – y algunos se preparan para la eventual inestabilidad del mercado financiero.

Los analistas de otros bancos siguen dando más opciones a que los británicos voten por seguir en la UE, mientras las encuestas dan ventaja al “Brexit”. Según los analistas, si el 23 de junio Reino Unido vota a favor del “Brexit”, se verán  afectarían los tipos de cambio, la deuda soberana y los diferenciales con la deuda alemana a diez años, que sirve de referencia.

El mayor temor al referendo es el posible éxodo de divisas del país, lo cual detendría los mercados cambiarios y afectaría el crecimiento si las firmas no obtienen el acceso al capital extranjero que necesitan para negociar diariamente.

Un informe de Bobby Vedral, director de estrategia en el área de divisas de Goldman Sachs, atiza el pánico ante el “Brexit”.

Ante esta posible tormenta, “los bancos centrales (en primer lugar el Banco de Inglaterra, pero también otros) estarán preparados para animar el sentimiento [del mercado], con probable apoyo a los bonos del Gobierno y puede que a los bonos corporativos”.

Esto hará, según Bobby Vedral, que “el foco de la corrección se produzca en activos que no van a ser apoyados [por los bancos centrales] – principalmente Bolsa y divisas, causando un fortalecimiento del Yen y el Franco Suizo, debilidad de la Libra y probablemente del Euro]- , y también en mercados emergentes. La primera reacción se centrará probablemente en la venta de activos británicos, pero pronto quedará claro que este es un problema europeo”.

La búsqueda de refugio en Estados Unidos ante el posible “Brexit” ya se nota en el mercado, con la rentabilidad del bono americano bajando al ritmo de la libra, apuntaba ayer otro informe de Société Générale. También explica el reciente desplome en la rentabilidad del bono alemán.

Entre las iniciativas para paliar la situación se manejan los acuerdos de provisión de liquidez (líneas swap), que permitirán el intercambio de monedas ya sea entre el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo (BCE), como con otras entidades centrales. Mediante las llamadas líneas swap un banco central puede acceder a una moneda de una institución en el exterior al tipo de cambio vigente, pero esas transacciones elevan las tasas de interés.

Ante la incertidumbre por el “Brexit”, funcionarios del BCE informaron que la entidad se comprometerá públicamente a respaldar a los mercados financieros, en coordinación con el Banco de Inglaterra.

El economista jefe de Deutsche Bank para Alemania, Stefan Schneider, aseguró que el BCE no tiene ningún interés de empeorar ni las condiciones del mercado y ni las de financiación, las cuales son esenciales para su política monetaria. Añadió también que una de las tareas de un banco central es garantizar la estabilidad del mercado cambiario cuando está en peligro.

Por su lado, los estrategas en Londres del banco americano ven “altamente probable” que Reino Unido vote por dejar la UE, y predicen una tormenta “global” en los mercados.

Lo más preocupante para Bobby Vedral y de su equipo  de Goldman Sachs es que aunque el “Brexit” es un riesgo conocido, el mercado no está preparado. Según la última encuesta entre gestores de fondos de Merrill Lynch, el 30% ve el “Brexit” como el mayor riesgo global, pero apenas un 5% cree que se vaya a producir. Esto hace, según Goldman Sachs, que la victoria del “Brexit” “será una verdadera sorpresa que exigirá un agudo ajuste de las carteras y movimientos en el mercado”. Según el informe, se producirá una huida global de los activos de riesgo, con una fuerte corrección en las bolsas y la libra, que se extenderá a toda Europa.

Curiosamente, a medio plazo, los analistas de Goldman Sachs indican que aunque ganen los partidarios de salir de la UE, esto podría no traducirse en un “Brexit” real. “Otro posible escenario es que este voto desencadene un nuevo tratado europeo que refleje la nueva realidad política de círculos concéntricos moviéndose a diferentes velocidades en lugar de buscar todos un mismo objetivo”.